NOTICIAS

Abastecimiento, educación y relaciones sociales en tiempos de la COVID-19.

Abastecimiento, educación y relaciones sociales en tiempos de la COVID-19.

El Observatorio Vecinal, se ha preocupado por la formación de líderes vecinales en Venezuela, partiendo de la premisa: todos somos parte de una sola familia donde cuidar del bienestar es parte del día a día. Ha realizado una serie de encuestas donde han abordado tres grandes aspectos que se han visto alterados por esta pandemia. Los datos demuestran que muchas de las propuestas del gobierno, que han sido implementadas, no tienen el alcance esperado, debido a una serie de fallas inherente a nuestra sociedad. O sea, las propuestas gubernamentales son, en muchos casos utópicos u optimistas, pues las condiciones materiales no existen o no son las suficientemente buenas para llevar a cabo la tarea. Lo que nos hace caer en el manido: “Se acata, pero no se cumple”.

En el marco de la misión del Observatorio Vecinal se llevó a cabo una consulta a nivel nacional en 23 estados y 236 municipios con la intención de conocer y evaluar sobre la contingencia generada por la COVID-19. La intención es informar y ayudar a procesar este fenómeno. Entre las Categorías medidas tenemos: abastecimiento de alimentos, educación a distancia, distanciamiento social o cuarentena.

Abastecimiento de Alimentos

Esta fue la primera categoría evaluada, para tal caso se consultaron a fueron consultados 1285 ciudadano. A estos se le preguntó si recibían la caja o la bolsa CLAP, y el 60% señalo que si la recibían. El número de quienes no la recibían eran pocos y las causas eran diversas, siendo la más común las diferencias de la persona con el Consejo Comunal. Vale la pena destacar que el estado Yaracuy es la entidad que recibe con más frecuencia esta ayuda, mientras que el Estado Miranda no la recibe.

Por último, hay que hablar de la duración de los productos, a la pregunta de ¿Cuánto duran o le rinden los productos? las respuestas fueron muy diversas. Por ejemplo al 63% de los encuestados los productos le duran una semana, mientras que un 7% es capaz de rendirlo un mes. A ello debemos sumarle el hecho de algunas denuncias, según las cuales  muchas cajas no vienen con 21 productos, sino con 17 o menos.

Este punto preocupa, porque el problema con la gasolina, de acuerdo a algunos agoreros y analistas, está por agudizarse. Por lo tanto se teme que dentro de poco volvamos a un ciclo de escasez, donde los CLAP no podrán minimizar el daño recibido.

Educación a distancia

En este punto, las encuestas dieron resultados muy interesantes. Por ejemplo nos permitió comprender que muchos venezolanos cuentan con alguno dispositivo electrónico, pero pocos poseen una herramienta que les permita responder a los problemas. No es lo mismo tener una tablet a tener una computadora.

No conforme con ello, la encuesta también nos demuestra que los problemas con la electricidad y el servicio de internet, los cuales son intermitentes, al relacionarse con la transmisión de conocimientos y la comunicación diaria se genera un problema inconmensurable. Aquí dimos con otro hallazgo interesante, la comunicación entre los docente y los alumnos se da, si acaso, una vez a la semana, mientras que en los sectores populares no se llega ni a eso.

Este punto es el más complicado de cumplir. Y, vale la pena señala es donde el gobierno, con extremado cinismo o inocencia, cree que puede lograr un resultado favorable. Existen herramientas en el mundo que permiten la educación a distancia, pero lo cierto es que en Venezuela no están dadas las condiciones para tal cosa.

Y por último a todo eso, debemos sumar la renuencia de ciertos docentes, a todos los niveles, de cooperar con estos formatos.

Aislamiento social

Al final, tenemos el apartado de mayor importancia. En este punto se evaluó como están, los venezolanos, sobrellevando el aislamiento social. Esta medida es importante porque ha sido el muro de contención, que en todas partes del mundo, ha reducido la cantidad de contagiados o muertos por COVID-19.

Los hallazgos fueron que:
• Alrededor de un 90% de la población está cumpliendo la Medida total o parcialmente.
•Un 67% indica que cumplen la medida saliendo solo para abastecerse de alimentos y medicinas.
•Pero hay un sector de la población, cerca del 13% que vive del día a día y debe salir a ganarse el sustento familiar. Mientras que un 16% labora en centros de salud, alimentación, empresas prestadoras de servicios públicos esenciales por lo cual entra en los sectores de riesgo de la COVID-19 por la exposición diaria con público general. Para esta población es necesario incentivar medidas de apoyo, ayuda o políticas subsidiarias que permitan un mayor control de exposición en su actividad.

De este apartado preocupa la situación de aquel sector de la población que vive del día a día. ¿Por qué? Debido a que estos tipos de trabajadores mantienen un contacto frecuente con las personas a quienes les venden sus productos. Los vendedores del productos, aquellos que deben ganarse la vida día al día, encuentran su nicho de mercado gracias a las demandas proveniente de grandes cantidades de personas.

Este sector es, además, muy vulnerable, porque a diferencia de los trabajadores que cuenta con un ingreso fijo, no tienen a nadie que los respalde. Muchas de las personas que tienen un empleo formal están siendo respaldadas por sus patrones, pero este tipo de persona carece de ellos.
Siguiendo el contexto de la crisis, estas personas al salir rompen con la cuarentena y aumentan las posibilidades de contagiarse y contagiar a los demás. En ese punto, es cuando entran en roce con el gobierno y las medidas existentes para paliar la crisis. Por eso, vemos que en muchos sectores la cantidad de gente que sale durante los lapsos de tiempos permitidos es muy grande. Ello ha obligado a las autoridades a hablar de salir para o por lo estrictamente necesario.
Conclusiones.

De lo expuesto podemos concluir muchas cosas. Queda claro cuál es el impacto que el Covid-19 tiene, y seguirá teniendo, en nuestras vidas. El mundo después de la pandemia no será el mismo. Pero, el mundo en el ínterin tampoco.

El primer apartado y el último son preocupante, porque son situaciones que lejos de resolverse se están agravando. El del medio nos indica que el gobierno, como decisor, es sumamente optimista o está alejado de la realidad. Aunque, vale la pena destacar, que en ese punto la opción es peor que el remedio: dejar a los muchachos sin estudios.

Volviendo al primer apartado, la debacle es inevitable por los problemas que está viviendo el mercado petrolero. El abastecimiento se está achicando cada vez más, los que pone en riesgo la situación de todos. Es necesario, que todos comencemos a pensar de nuevo, si es que alguien dejó de hacerlo, con criterio de escasez. No hay que alarmarse, pero debemos ir preparándonos y mentalizándonos, porque las probabilidades de que esta situación se agudice son altas.

No queda nada más que hacer, que exhortar a las personas a mantenerse fuertes en esta lucha. No es fácil, pero nada en la vida lo ha sido. Tampoco es sencillo, pero es lo que nos ha tocado. También se conmina al gobierno a buscar nuevas soluciones y mecanismos de asistencia, en especial para aquellos sectores vulnerables que viven del día a día. De no hacerse eso, estaríamos enfrentando un riesgo muy alto: más infectados, más tiempo en cuarentena.

¿Qué se puede hacer?

En primer lugar tener fortaleza, ampararse en algo para continuar. Hace tiempo hablamos de las recomendaciones para soportar los periodos de aislamiento. La segunda, ser solidario, dentro de nuestras posibilidades, con aquellos que se encuentren viviendo el día a día y los muchachos en el período escolar.

En este último apartado, ser considerado con los docentes no es mala idea. Muchos están yendo más allá del deber. Aunque, también debe exhortarse a los docentes a ser considerados con los alumnos, pues no todos cuentan con los mismos recursos y dedicación.


Si queremos superar esta situación debemos esforzarnos y recordar que el otro está en una situación tanto o más crítica que la nuestra.
Www.ObservatorioVecinal.Org
@ObservatorioVec
@OmarVillalbaG



Vía: Caraota Digital.

ENCUESTA: Sueldo mínimo y los venezolanos.

ENCUESTA: Sueldo mínimo y los venezolanos.

Mayo inicia en Venezuela con un nuevo decreto del salario mínimo ubicado sobre los 800mil bolívares equivalente a un poco más que USD 4, donde al menos un kilo de carne puede costar más de USD 3. La situación económica que atraviesa el país ha colocado a los venezolanos en un estado de ‘resuelto’, donde idear la manera más eficaz de generar ingresos y mantener la nevera llena se convierten en el dilema diario de los venezolanos.

A través del Observatorio Vecinal, se realizó una encuesta para conocer los distintos puntos de vista u opiniones de nuestros vecinos, quienes son nuestro principal enfoque de gestión. Entre las preguntas, la dolarización, el salario mínimo, y el impacto fueron herramientas fundamentales para conocer las observaciones de los distintos ciudadanos. 

Asimismo, al menos el 99% de los encuestados piensa que el suelo mínimo no es suficiente para cubrir las necesidades básicas de la cesta básica alimentaria. Del mismo modo, al menos el 95% se encuentra de acuerdo con la dolarización en el país. “Desarrollar medidas económicas reales y luego dolarizar”, “Un salario que sea capaz de cubrir las necesidades básicas y la canasta alimentaria”, fueron parte las opiniones que nos ofrecieron los encuestados ante la situación económica. 

Ante la compleja situación nacional y la sumada cuarentena ante la pandemia del COVID-19, ¿son estas medidas realmente suficientes para le bienestar de todos los venezolanos?

Carta abierta a los bomberos de Venezuela.

Carta abierta a los bomberos de Venezuela.

“Cuando un hombre se convierte en bombero, ha conseguido su mayor acto de valentía. Lo que hace después está en su línea de trabajo”.

Edward F. Croker.

“Un héroe es todo aquel que hace lo que puede”.

Romain Rolland (1866-1944)

Se dice que Dios creó al bombero para que el maestro y médico tuviesen a alguien a quien admirar. Dicho adagio parecen una gran exageración, pero lo cierto es que no.

Venezuela no transita por su mejor momento. Nos encontramos en medio de una crisis económica que se ha visto envuelta en una pandemia.

En medio del temor, la incertidumbre, las muertes y  los problemas de índole monetarios, la estación de sequía ha llegado. Esto último pareciera no ser tan importante, pero resulta que estamos ante uno de los años más calurosos de esta década.

El fenómeno del Niño nos ha golpeado con fuerza y las temperaturas van en aumento. Hace unos días el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH) publicó un mapa de riesgo en donde indicaba que cerca de 64,2% del territorio nacional, lo que viene siendo una extensión 690.914 kilómetros cuadrados (una buena parte del país), se encuentran dentro del rango con mayor probabilidad y riesgos de sufrir incendios forestales.

No hace falta ser un genio para comprender que las perspectivas no son favorables. Que cada vez es mayor la frecuencia con las que ocurren estos incendios.

Aquí la esencia del problema no radica en el incendio que se va a desatar o que ya se han desatado. En un país ideal habría contramedidas y los recursos suficientes para detener a tiempo la deflagración.

Pero la realidad es totalmente diferente, pues aquellos que deben combatir este fenómeno no cuenta con las herramientas necesarias.

En este punto es necesario señalar, que estos incendios son peligrosos, porque la mayoría de ellos son consecuencias de una serie de eventos desafortunados, o simplemente la naturaleza comportándose como se espera de ella.

De haber una intencionalidad tras ellos, se podrían predecir y, a la larga, detener a los causantes.

Si hubiese una mano humana provocando la mayoría de ellos, los mismos no serían tan peligrosos, ni tan aterradores. Pero, tristemente no hay una mente “racional” tras ellos, solo la pura y dura naturaleza o la mera casualidad. Y como ha quedado claro, la naturaleza es sabia y difícil de predecir.

Una probada de dicho poder lo sintieron los caraqueños el pasado sábado 11 de abril. En la noche, ese día se registraron cerca de 14 incendio forestales.

Cada una de estas deflagraciones fueron de un magnitud e intensidad diferentes, pero todos pusieron a los lugareños a respirar humo.

En ese incendio cerca de 200 hectáreas de vegetación fueron arrasadas. Luego, al día siguiente se registraron otra serie de igniciones.

Estas deflagraciones fueron tan potentes que fue necesario evacuar, a los pacientes y al personal del Hospital Pérez Carreño al Hospital Clínico Universitario de Caracas.

Ardieron, también, durante ese fin de semana, los parques El Pinar en Macarao, El Waraira Repano, ciertos sectores de Montalbán, Antímano, varios sitios en el Hatillo y en Baruta. Eso sin contar lugares algo alejados como Guarenas y Guatire.

Ante la inevitabilidad de estos fenómenos, los caraqueños tuvieron que aguantar las consecuencias con estoicismo.

Todos tragamos humo y cenizas, con todo lo pernicioso que es para la salud humana. Súmele a ello las características de la pandemia que nos aqueja y verá que tenemos mucho por lo que preocuparnos.

Las noches del 11 y 12 de abril fueron dantescas. Las imágenes que aún ruedan por las diferentes redes sociales y redes de mensajería, exacerban la imaginación de mala manera.

El fuego, en las fotografía parecía un gran dragón, uno rápido y furioso descendiendo por las laderas de los cerros para quemar a la ciudad hasta sus cimientos.

Visto desde otro ángulo, y tomando en consideración el contexto de la Semana Mayor, solo hizo falta una cosa, para que aquella fotografía fuese aterradoramente memorable: la efigie del emperador Nerón con su lira.

En este momento es difícil para mí, no preguntarme ¿De quién es la culpa? Adjudicar culpas es difícil, pues como ya señalé muchos incendios fueron, son y serán fortuitos. La mayoría producto de una estación extremadamente seca.

En el sentido más estricto de la palabra no hay un abusador al que señalar. Lo que si hay es una falta de preparación y conciencia ambiental por parte del Gobierno Nacional y los gobiernos locales, además de la la ciudadanía.

Pero, aunque suena excusa, parece que la falta de visión es algo propio de nuestra cultura que pareciera solo florecer en la crisis.

A pesar de ello, existen algunas personas que han trascendido este paradigma, que a veces es tan nefasto como sorprendente —hay que aceptar que a veces esta mentalidad hace del venezolano alguien flexible y capaz de resolver problemas —.

¿Quiénes son los que han superado el paradigma? pues nada más y nada menos que los bomberos y rescatistas; a quienes les dediqué los encabezados de esta carta.

Estos héroes modernos que no tienen nada que envidiarle a los héroes griegos o los superhéroes que tanto le gustan a chamos y mayores por igual, son los que se enfrentaron a esas perniciosas serpientes de fuego armados con uñas y dientes; porque la verdad es que cuentan con pocos recursos.

Así pues, mi saludo es para estas personas excepcionales que lograron contener la mayoría de los incendios.

Me refiero a la gente de Protección Civil, los Bomberos de la UCV, el Cuerpo de Bomberos de la USB y los diferentes cuerpos de bomberos.

¿Cómo no vamos a hacer un reconocimiento a estos venezolanos? Y es que cuando los jóvenes que han elegido esta carrera, que es casi un apostolado, merecen nuestro respeto y admiración. Por eso entiendo, porque los estudiantes de los cuerpos de bomberos universitarios son homenajeados durante los actos de grado, sin importar promedio, procedencia o cualquier otra distinción.

Un bombero, al igual que el médico y el docente, es una persona excepcional que no está pensando en sí mismo cuando tiene que hacer su trabajo.

Individuos que han dejado el ego de lado para ayudar a la comunidad. Eso, desde cualquier punto de vista, es la definición más clara de heroísmo.

Ahora, si a estos individuos, que han elegido el camino del bienestar común por encima del propio, que están poniendo su vidas en riesgo para detener a una fuerza de la naturaleza, se les puede considerar excepcionales y heroicos en condiciones normales, debemos preguntarnos ¿Cómo debemos considerar a los bomberos venezolanos que, en estos momentos, no cuentan con combustible y agua para hacerle frente a este fenómeno, pero aun así cual caballeros andantes salen hacerle frente a los voraces incendios?  Pues nada más y nada menos como héroes.

Tal vez la modestia y las disciplina los obligue a verse así mismos de otra forma, pero nosotros no podemos, no debemos verlos de otra forma.

El venezolano de a pie suele admirar a modelos más perniciosos. ¿Por qué no tener una deferencia ante personas que ponen sus vidas en riesgo?

Al César, lo que es del César. Y al que ha obrado bien hay que reconocérselo. Por eso, esta carta es un reconocimiento para estos luchadores.

Sé que una carta abierta, como reconocimiento es poca cosa. Que más me gustaría a mí poder hacer algo más por ellos. Pero mis condiciones materiales me limitan.

Solo me queda desearles lo mejor. Y encomendarlos a su santos patrones: San Florián de Lorch (bombero y mártir) San Juan de Dios (fundador de la  Orden de los Hospitalarios) y San Juan Nepomuceno que les ampare y les protejan, que intercedan ante Dios todopoderoso, para que cuando estos hombres y mujeres salgan de sus cuarteles a combatir un incendio, puedan regresar, a sus casas, cubiertos de hollín pero sanos y salvos. Que logren su objetivo y ninguna vida se pierda en el camino. Que se sirvan a sí mismo, sirviendo a los demás.

Por último, pedirle al Señor que se abra el entendimiento de los gobernantes y consideren ayudar a nuestros bomberos. Darles las herramientas necesarias de trabajo a esto héroes y heroínas, es servir al pueblo. Un pueblo que está a merced de una fuerza que no entiende de facciones, colores e ideología. Como tampoco entienden —y seguro les importa muy poco— estos modernos caballeros andantes cuando salen a la montaña a luchar contra la voracidad del fuego.

A ustedes, jóvenes les deseo lo mejor. Que la Providencia nunca los desampare.
Www.ObservarorioVecinal.Org
@ObservatorioVec
@OmarVillalbaG

Vía: Caraota Digital.
Link: https://bit.ly/3aqe7qN

TUITAZO: Vecinos del Municipio Baruta exigen plan de suministro de agua.

TUITAZO: Vecinos del Municipio Baruta exigen plan de suministro de agua.

Durante el mes de marzo del 2020, Venezuela se ha visto azotada por el virus COVID-19, catalogado como pandemia por la Organización Mundial de la salud a principios de este año. El Gobierno Nacional implementó una cuarentena con métodos de prevención como el aislamiento social voluntario, el uso del tapabocas, guantes y lavado de manos. Este último se ha visto afectado por el escaso suministro de agua a las diversas zonas correspondientes del Municipio Baruta, logrando como consecuencia el fallo importante de esta medida de precaución para todos los baruteños.

De este modo, desde el Observatorio Vecinal en conjunto con su Director Omar Villalba, llevarán a cabo un TUITAZO, hoy 10 de Abril, a partir de las 7 p.m. para exigir junto a toda la comunidad baruteña un Plan de Suministro de Agua al ente encargado HIDROCAPITAL. 

Te invitamos a participar con la etiqueta #BarutaQuiereAgua, mencionando al Observatorio Vecinal, alcemos nuestra voz ante esta compleja situación. Juntos somos más.

Nos conectamos contigo.

Domingo de Ramos: La fe se resguarda en casa.

Domingo de Ramos: La fe se resguarda en casa.

         El Domingo de Ramos hace alusión al termino de la cuaresma, dando paso a la Semana Santa contando la entrada de Jesucristo a Jerusalén, siendo aclamado por una multitud. Una manifestación que se lleva a cabo en diversos países del mundo y toma fuerza en Venezuela, con una Semana llena de fe y esperanza.

        En pleno 2020, esta conmemoración se ve atravesada por la situación sanitaria «COVID-19», la cual, fue declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud, y que hoy, afecta regiones, incluyendo nuestro país. Asimismo, a raíz de esta situación, la cuarentena y la estadía en casa ha llevado a los fieles a continuar esta tradición desde sus hogares, envolviendo a nuestro país, que no sólo ha afectado la practica de su cotidianidad, si no que ha marcado en su historia una iniciativa de reinvención.

Los Palmeros de Chacao y Semana Santa

     En 244 años de celebración, este Abril 2020, sería la primera vez que Los Palmeros de Chacao no realizarán la emblemática subida de las palmas. Una tradición venezolana que apenas el año pasado fue declarada como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). 

    Sin embargo, en su localidad, el Municipio Chacao, se realizó una misa de envío de los Palmeros a través de las plataformas digitales, y se exhortó a mantener el cariño y la perseveración de esta manifestación cultural.

Vía: Caraota Digital

¿Cómo celebrar Semana Santa desde casa?

       Desde el Observatorio Vecinal somos parte del reconocimiento cristiano que nos identifica, por ello, nos unimos para conmemorar de manera responsable este Domingo de Ramos y te compartimos diversos recursos y vídeos que pueden ayudarte a mantenerte en casa.

       Liturgia de las horas y lecturas de las celebraciones durante la semana. Una guía que se convierte en una excelente forma de comunión con toda la iglesia y la participación de la comunidad en la oración litúrgica.

      Descubre cómo armar tu Cruz de Palma:

Misa de Domingo de Ramos con el Papa Francisco